Arbol bonsai de la planta de jade

4 pasos para podar el bonsai de jade perfecto

Arbol bonsai de la planta de jade

La suculenta planta de jade (Crassula ovata) crece en forma silvestre en su nativo lugar del sur de África, donde puede alcanzar entre 8 y 9 pies de altura y extenderse casi igual de ancho. Las hojas ovaladas carnosas miden aproximadamente 1 pulgada de largo en la madurez. Los tallos maduros son similares a la corteza, con un crecimiento más suave de la punta. La planta responde a la poda o remoción de hojas arrojando rápidamente hojas nuevas y pequeñas. Utiliza este rasgo natural como ventaja con el bonsái de jade para mantener las hojas en escala y para ayudar a evitar que el jade maduro se vuelva muy pesado.

Cómo podar el arbol bonsai de jade

Cosas que necesitarás (herramientas)

  • Pequeñas tijeras afiladas o podadoras bonsai.
  • Alcohol de frotamiento
  • Pinzas largas
  • Alambre de cobre, opcional.

1. Poda las ramas difíciles de manejar con podadoras de bonsái o tijeras pequeñas y afiladas para lograr un marco de árbol. Haz esto en etapas, si es necesario, permitiendo que la planta se llene con un nuevo crecimiento entre podas para que puedas visualizar mejor la forma del bonsai maduro. Elimina las hojas grandes para abrir la planta y permitir que la luz llegue a los tallos internos donde deseas que crezcan nuevas hojas más pequeñas. Los cortes de poda deben estar alineados con la rama principal para que puedan formar un callo suave. Tanto los muñones como los cortes extraídos crean condiciones para las infecciones por pudrición del tallo.

Alambrado o cableado del arbol bonsai de la planta de jade

2. Recorta el jade una o dos veces por semana para controlar el tamaño y la densidad de los brotes de las hojas. Puedes dar peqeños pellizcos a las hojas de gran tamaño, o quita las yemas de las hojas que crecen en lugares no deseados, como en el tronco inferior de la planta. Toca las puntas de las ramas largas para estimular el desarrollo de grupos de nuevos brotes de hojas. Las pinzas largas facilitan el acceso dentro de la planta para eliminar los trozos recortados.

3. Evita el uso de sellador de heridas. En su lugar, deja secar las áreas podadas y forme un callo. Los agentes patógenos atrapados bajo el sellador pueden causar pudrición bacteriana o por hongos. Limpia las cuchillas de la podadora con alcohol para frotar después de cada corte para evitar la propagación de la enfermedad, especialmente si utilizas las mismas herramientas con varias plantas.

4. Entrena las ramas más largas en configuraciones interesantes enrollando suavemente el cable de cobre alrededor de cada rama que desee manipular. La bobina debe estar suelta. Dobla con cuidado la rama una o dos veces por semana en pequeños incrementos, dándole la forma deseada. El jade responde rápidamente al cableado y puede mantener su nueva forma en tan solo tres semanas. Si el cable deja pequeñas huellas donde se puso en contacto con la rama, las marcas generalmente desaparecen a medida que el agua llena la rama después de que se retira el cable.

Más sobre su cuidado

No riegues el jade poco antes de realizar el cableado. Después del riego, las células de jade se llenan de agua, lo que hace que los tallos se vuelvan rígidos y más propensos a romperse durante el proceso de cableado. Reanuda el riego normal después de que el cable esté en su lugar.

Una planta similar a veces vendida como jade es la , Portulacaria afra tiene hojas naturalmente más pequeñas, de 1/2 pulgada. Es útil para crear un bonsái de menor escala con una poda mínima. El espacio entre los nodos de las hojas también es más corto, por lo que el bonsai de la Portulacaria afra  suele ser más compacta que la Crassula ovata.

Créditos d elas fotos de este artículo:
melanovic_stosur
lourdes69c

¡Califica nuestro artículo!

Deja un comentario