Como cultivar y cuidar echeveria

Cómo cultivar y cuidar Echeveria

Como cultivar y cuidar echeveria

Las Echeveria son suculentas muy populares que crecen en rosetas muy atractivas con hermosas hojas en una variedad de colores y, a veces, flores bellamente impresionantes. Estas plantas se han hibridado ampliamente, por lo que, además de las especies principales, hay muchas variedades que se han creado especialmente para obtener formas y colores interesantes de las hojas. La mayoría de Echeveria seguirá siendo bastante pequeña (de unos pocos centímetros a un pie de ancho), pero algunas especies crecerán hasta convertirse en pequeñas plantas de arbustos de 2 pies.

Condiciones de cultivo

Luz: pleno sol. Perfecto para una ventana soleada.

Agua: riega durante el verano y la primavera, asegurándose de que el drenaje esté inmaculado. Reducir el agua en el invierno a mensual.

Temperatura: Prefiere temperaturas promedio en verano (65ºF / 18ºC – 70ºF / 21ºC). En invierno, a 50ºF / 10ºC.

Suelo: una mezcla para suculentas  que permita el drenado , con un pH ideal de alrededor de 6.0 (ligeramente ácido).

Fertilizante: con un fertilizante de liberación controlada al comienzo de la temporada o semanalmente con una solución líquida débil. Usa un fertilizante balanceado 20-20-20 a 1/4 de fuerza en plantas maduras y un fertilizante con menos nitrógeno en plantas jóvenes.

Propagación

La mayoría de Echeveria se puede propagar fácilmente a partir de esquejes de hojas, aunque algunos son mejores a partir de semillas o esquejes de tallos. Para propagar un corte de hoja, coloca la hoja individual en una mezcla de tierra para suculenta o cactus y cubre el plato hasta que brote la nueva planta.

Transplantación

Replantar según sea necesario, preferiblemente durante la estación cálida. Para replantar una suculenta como la echeveria, asegúrese de que el suelo esté seco antes de replantear, luego retira a la nueva maceta con cuidado.

Elimina el suelo viejo de las raíces de la planta, asegurándote de eliminar cualquier raíz podrida o muerta en el proceso. Trata cualquier corte con un fungicida. Coloca la planta en su maceta nueva y rellénela con tierra para macetas, extendiendo las raíces a medida que las replanteas. Deja la planta seca por aproximadamente una semana, luego comienza a regar ligeramente para reducir el riesgo de pudrición de la raíz.

Consejos del cultivador

La mayoría de las especies comunes de Echeveria no son suculentas complicadas para cultivar, siempre y cuando sigas algunas reglas básicas. Primero, ten cuidado de no dejar que el agua se asiente en la roseta, ya que puede causar la putrefacción o enfermedades causadas por hongos que matarán a la planta. Además, retira las hojas muertas de la parte inferior de la planta a medida que crece. Estas hojas muertas proporcionan un refugio para las plagas, y las Echeveria son susceptibles a los insectos como la cochinilla blanca o harinosa.  Al igual que con todas las suculentas, los hábitos de riego cuidadoso y mucha luz ayudarán a garantizar el éxito.

Regresar al género echeveria
También puedes buscar suculentas por familia, por nombre y foto y cactus por género.

¡Califica nuestro artículo!

Deja un comentario